Vaya día de silencio…

 

El día de ayer nuestra oficina sufrió la pérdida de un poco más del 60% de nuestro equipo. Entre arquitectas, directoras, secretarias, administradoras, licenciadas, ingenieras, incluso nuestra policía… Todas ellas mujeres antes que nada. 

Fue un día lento, aletargado e incierto. Un día en el que nos sentimos incompletos y diezmados. Y en una oficina en la que las atmósferas son nuestras herramientas más importantes, esa atmósfera aligerada en pos de la ausencia de ellas, súbitamente se tornó de una pesadez zozobrante y difícil de describir.

Y es que cuando ellas no están no hay ruido… no hay voces… no hay pláticas, no hay gritos, ni llantos, ni cantos, ni bromas… no hay risas ni emociones que valgan la pena.

Este 9 de marzo, el silencio dominante fue quizás el medio más poderoso a través del cual la voz de nuestras mujeres cobró una fuerza sin precedentes, y hoy en Casas de México podemos decir que definitivamente vivas las queremos… y seguras y plenas. 

Bienvenidas de vuelta.

 

 

Texto: Rodrigo Carreón U. Equipo CDM Casas de México
Fotografía: Lunes 9 de Marzo – Taller CDM. Rodrigo Carreón U.