El arte de Francisco Ugarte toma como punto de partida la complejidad de la arquitectura desde una atención contemplativa y un contexto vivo en constante evolución. A través del juego de las formas arquitectónicas, busca traspasar las esencias y volúmenes, y logra con esto una diversidad de formas de percibir el espacio, ya sea mediante sombras danzantes o mediante reflejos impuestos. Dentro de este juego el tiempo, como aliado y secuaz, resulta vital para la percepción  del arte vivo donde cada minuto se genera una obra completamente nueva, transformación que no interviene o transgrede la esencia de los elementos que la conforman, pero que se fundamenta en la contemplación de la naturaleza de los mismos, en la luz que reciben, las sombras que proyectan, todo acompasado por el inevitable paso del tiempo.

 

Ya sea que la arquitectura sea disruptiva en su contexto u homogénea y mimetizada, la intervención del tiempo ejercerá invariablemente un abanico de fenomenologías sobre la misma. El diálogo entre estas fenomenologías y los contextos, que permanecen inalterados y fieles a su naturaleza, son en ocasiones un punto de partida muy valioso para la intervención artística.  

 

Estamos muy contentos de colaborar contigo Francisco y de aprender de tu apreciación artística.

 

Sunlight I

Colaboración de CDM Casas de México con Francisco Ugarte. Escultura presentada en el Bass Museum en Miami. Once muros que impuestos en un contexto visual, responden a su contexto astronómico. La homogeneidad se alcanza mediante el respeto de las formas en sincronía con el paso del sol, y es demostrada en diferentes tiempos exactos con la ausencia de sombras por un instante. La contemplación desata el entendimiento de la obra.

Texto: Daniel Villalba. Equipo CDM Casas de México
Fotografía: